¿Qué $%&#! es la obsolescencia programada y el sello ISSOP?

La obsolescencia programada es un término que últimamente ha cobrado relevancia poco a poco en el diálogo social pero ¿qué $%&#! es? ¿cómo $%&#! funciona? ¿quién lo inventó?

giphy.gif

Bueno para comenzar, ¿les suena la expresión: “Es que ya no los hacen como antes”? Pues esta expresión no está tan mal fundamentada como creemos; simplemente hagamos memoria, ¿cuánto les duró su último celular? ¿cuánto fue lo que invirtieron en él? En sí, y por mera etiología, podríamos definir la obsolescencia programada como la acción planeada y consciente de aplicar vigencia o caducidad inducida al ciclo de vida de un producto, bien o servicio con la finalidad de incentivar la compra, es decir, hacer que un producto dure menos de lo que podría durar.

Esto no es algo nuevo, la práctica comenzó al inicio de la Revolución Industrial, cuando varios empresarios productores de focos se dieron cuenta que entre más durables hacían los productos menor las utilidades que generaban para sus empresas ya que la gente dejaba de necesitarlos, es por eso que tras una junta entre varias personalidades de la industria (entre ellas Edison) realizaron un pacto donde se comprometían a limitar la cantidad de horas hábiles de los focos para mantener la demanda activa. Poco a poco las empresas fueron adoptando esta estrategia debido al gran éxito que había generado. Ahí es donde nació la obsolescencia programada.

giphy (1).gif

De acuerdo al sitio ecointeligencia.com, existen cuatro tipos de obsolescencia programada:

  • Obsolescencia incorporada: que se incorpora desde el momento de fabricación del producto.
  • Obsolescencia psicológica: donde los productos se ven sustituidos por nuevos productos en función de la demanda, la moda y el lujo creando un deseo en el consumidor.
  • Obsolescencia tecnológica: en la cual los productos se ven sustituidos debido a la aparición de mejores productos o también debido a la falta de actualización.

Desde el punto de vista comercial, esta práctica representa una muy buena estrategia para generar ventas a futuro y funcionó muy bien por bastantes años, sin embargo debido a la gran cantidad de desperdicios que se fueron generando en los últimos años y a raíz de la reciente conciencia ecológica que los seres humanos hemos adquirido, la obsolescencia ha sido duramente criticada y con ello, las empresas que la han implementado en sus procesos.

giphy (3).gif

Partiendo desde mi muy subjetiva opinión, la obsolescencia incorporada es la que puede causar algunos problemas en el consumidor al momento de adquirir un bien o servicio ya que de cierta manera limita el desempeño y la durabilidad, sin embargo las empresas deben ser claras con el cliente para saber qué es lo que están adquiriendo y por cuánto tiempo les servirá y así éste realice una ecuación de valor y sea quien tome la decisión. Respecto a las otras dos considero que aplica la ley de la oferta y la demanda y comercialmente las empresas deben saber aprovecharla.

Ante toda esta inconformidad social y como forma de dar cabida hacia la inquietudes de estos sectores sociales, la fundación FENISS (Fundación Energía e Inovacción Sostenible Sin Obsolescencia Programada) ha creado un tipo de certificación o sello para las empresas conocido como ISSOP (Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada) que da fe sobre los productos que se encuentran libres de esta característica y que además cuentan con ecosustentabilidad y cuidado del medio ambiente.

imagenselloISSOP_2.png
Fuente: feniss.org

Entre los requisitos que debe cumplir el producto y la empresa para obtener este distintivo se encuentran: la fabricación de productos ecoresponsables y sin obsolescencia programada, realizar la correcta gestión de residuos, contribuir a la disminución de emisiones, efectuar campañas publicitarias socialmente responsables y libres de engaños, entre otros 10 requisitos que la fundación toma como un decálogo. Empresas como Casio y Sacnfisk ya se encuentran dentro del listado de organizaciones con este distintivo.

giphy (2).gif

Aunque considero que la obsolescencia programada no atenta particularmente contra los derechos legales y comerciales de las personas en definitiva necesitamos, como profesionistas y emprendedores, comenzar a tomar un poco más de responsabilidad social acerca de la trata de desperdicios y empezar a generar una cultura más ecosustentable que, al final de cuentas, sólo acarreará beneficios si la orientamos a través de un buen plan de relaciones públicas.

Así que cuéntenme, ¿qué piensan de la obsolescencia programada? ¿cambiarían de marca si se obtuviera este tipo de certificación? ¡Cuéntenmelo todo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s